Subscribe:

3.19.2013

Nos vamos para Japón, estoy sentimental y miles de demonios

Empecemos por el principio: Nos vamos para Japón! Si, Japón, la isla de los japonesitos raros. Yay! n_n Podría escribir como mil entradas explicando por que carajos, de todo el inmenso abanico de posibilidades, escogimos esta. Pero lo dejare para el post de cuando regresemos, porque seguramente tendré un millón de cosas que contarles sobre esta experiencia única. Lo único que puedo decirles por ahora es que yo consigo todo lo que me propongo, y estoy segura de que ustedes también pueden, todos podemos. Es cuestión de organizarnos y actuar. Si, actuar, porque planear sin actuar nos deja exactamente en el mismo lugar. Este era un sueño muy grande para mi, ustedes más que nadie lo saben. Los que me han leído por años se darán cuenta de que me encanta esta cultura, tiene algo mágico que me ha atraído desde que estaba pequeña, me siento identificada con muchas de sus ideas locas, con muchas de sus ideas de espiritualidad, originalidad, tradición, con muchas de sus locuras, en fin. Y esto ha sido un gran logro en mi vida personal del cual me siento totalmente orgullosa. No fue fácil, porque si lo hubiera sido, no hubiera valido tanto la pena (porque se que lo hará) ni sería tan gratificante (como ya lo es) Rodéense de gente que les aporte, con la que compartan los mismos ideales, la misma buena vibra y verán como pueden alcanzar las estrellas si así lo quieren. No les digo más nada por ahora porque les alargo la entrada y como ya no leen, se me aburren.

Segundo, estoy sentimental. ¡Qué sorpresa! Yo ni siquiera se sí esto es relevante. Simplemente quise escribirlo porque así me tranquilizo ya saben, esta es mi forma de hacer catarsis. No se sí será la luna, la emoción del viaje, la pensadera (como le llaman algunos), la idea de querer nuevas cosas en la vida y compartirlas con alguien más. Los años de trabajo en el mismo lugar, las circunstancias, los comentarios, los nuevos retos. En fin, ando sentimental, quizás en serio sólo sea la luna. Lo importante es que sentimental o no, estoy feliz. Punto.

Uno de los demonios que llevo adentro me ha hecho escribir estas cosas en la aplicación de Blooger de mi iPad (si, les presumo que tengo uno). Últimamente lo que hago es escribir en la aplicación de notas que se quedan en este aparatucho sólo para mi. Lo bueno es que al menos sigo escribiendo, lo malo es que no le he dado continuidad a mi blog. Pero como dije en mi entrada pasada, al menos ya me di cuenta de eso, y por eso hoy exorcizo un demonio escribiendo aquí. Vamos a ver que más resulta de todo este tiempo de felicidad y reflexión. Quizás los momentos de reflexión puedan servir para alimentar este espacio. Tal vez no. Ya veremos.

Los dejo, nos leemos pronto, quizás me anime desde Japón! Deséenme éxitos :)





3.08.2013

Estamos jodidos

Pues si, eso, estamos jodidos! Estamos jodidos porque hoy me puse en mi rato de ocio (media tarde, no le digan a mi jefe) a repasar todos aquellos blogs que me entretenían en viejas épocas, que me hacían escribir, me inspiraban, me alegraban y me hacían sentir identificada con sus autores (muchos de los cuáles nisiquiera conocía) y terminé triste, aburrida y preocupada, y lo único que se me vino a la cabeza después de eso fue: Estamos Jodidos.

Y lo estamos. ¿Qué nos ha pasado? ¿Crecimos? ¿Maduramos? ¿Encontramos otras formas de desahogarnos, de compartir nuestros sentimientos y nuestras experiencias? ¿Pasamos de moda? (Huy! Eso último me dolió!) Personalmente, lo único que me ha pasado es que ahora soy muy feliz y ya les he dicho miles de veces que la gente feliz no escribe. Lo he estado intentando este año, de verdad que estoy tratando. Incluso, tengo varios escrios en mi iPad (cof cof) que pensé en algún momento subir a este espacio, pero no he encontrado el tiempo ni las ganas. Esa es la triste realidad, la realidad que me preocupa. Y es entonces cuando pienso en todos mis amigos de la blogósfera y en todo lo que hacíamos sin vernos. En todo lo que podíamos lograr con unos cuantos posts, buena actitud, constancia y quizás el MSN. Y ahora somos todos un buen recuerdo de una época que muchos no vivieron (pobres de ellos), pero que nosotros recordaremos como la época dorada de los blogs.

http://blog.bloguzz.com/wp-content/uploads/2011/09/tipos-de-blogs.jpeg

¿Dónde quedaron los martes de tetas del Sr. Turint? ¿Los posts de "esto sólo me pasa a mí" (Y que nos pasaba a algunos más que a otros) de María y su Próxima Cosecha? ¿Los chistes hueseros de Pendiolo? ¿Los poemas profundos y desgarradores de Icelus que nos hacían suspirar a más de una? ¿Las geniales, únicas e irrepetibles caricaturas de Natsu? ¿Los espontáneos y fluidos poemas de Migu? ¿El EGO hecho mujer de Costennita? ¿Los super ñoños y divertidos posts de Lucas? ¿Las perfectas reflexiones del Sr. Theraq? ¿La vida del Sr. Gerente? Y todos esos amigos invisibles, creativos, llenos de ideas para compartir, opiniones que dar y pensamientos para reflexionar.  Se han ido perdiendo con el tiempo, se han ido quedando sólo en nuestra memoria, se han vuelto una página con un archivo enorme de entradas viejas, copiosas, movidas, comentadas, que lleva más de un año sin actualizarse. Se han convertido en pensamientos dispersos, opiniones esporádicas, post para no dejar "morir el blog".

Yo hablo con muchos de ellos, nos encontramos en el cyber espacio, en otros rincones que ahora son más conocidos, más populares, más acogidos, cómo lo fueron los blogs en otra época. Me siguen pareciendo unas personas que me aportan mucho, me divierten, me entretienen, me hacen sentir en "casa" e incluso, algunos de hecho, se han convertido en mis amigos de la "vida real". Siguen sintiendo, pensando, opinando etc. pero no escribiendo. No puedo hablar por ellos, ni juzgarlos, ni reprocharles. Lo único que puedo hacer, y que realmente hago, es extrañarlos. Extrañar sus entradas mágicas e irreales, sus letras de amor, odio, inconformismo, amistad, dolor. Extrañar sus "casas" en donde siempre era bien recibida, era una invitada de honor y me trataban como tal. Los extraño. Extraño sus letras, sus blogs, de la misma manera en la que también extraño el mío...

Estoy jodida. Al menos ya dí el primer paso: Darme cuenta.

Nota: Para acceder a las memorias de los blogs más geniales, remitirse a la barra de: Ellos también rulean!