Subscribe:

8.14.2007

Alejandro y Sofía


¿A quién se le ocurre salir con un perfecto extraño que te cae mal y que te provoca sentimientos de odio y resentimiento cada vez que lo ves? A mí!!! Mi nombre es Sofía y si, me enamoré de un perfecto extraño que para variar, también es un perfecto idiota. Lo conocí en la fiesta de cumpleaños de mi amiga Luna; para ella, el tipo se ha convertido en uno de sus mejores amigos, para mí, el tipejo es mi peor pesadilla y para serles sincera, sólo he sido "amable" con él por el amor que le tengo a Lunita.

Yo no sé en que momento se apareció este hombre en mi vida para hacerla de cuadritos, o de rayas, o de rombos azules con amarillos encerrados en cuadros multicolores. Lo odio, simplemente por el hecho de que existe y que últimamente su mayor afición es burlarse de mi y llevarme la contraria en todo lo que digo. Todo iba extremadamente bien mientras los dos nos enfrascábamos en nuestras insulsas peleas cada vez que nos topábamos en cualquier parte, porque sí, ahora también me encuentro al patético de Alejandro hasta en la sopa y no importa que ésta sea instantánea, él de alguna u otra manera logrará aparecérseme para alborotarme el día y amargarme el almuerzo.

El problema de ésto y la razón por la cuál lo odio más, es simplemente porque el muy pelmazo además de todo es tan... perfecto... si no fuera por sus ojos azules como el cielo, por sus labios carnosos y sensuales, por sus brazos perfectos para encerrarme en ellos y por su inteligente forma de insultarme y llamarme tonta, en serio lo odiaría. Pero desconozco el día en que dejé de detestarlo y hacerlo a un lado, para admirarlo y descubrir sus cualidades; muy mala idea, si me preguntan, pero el destino sabe lo que hace y yo mientras tanto seguiré oponiéndome hasta que ya no pueda interponerme más en sus designios.

Lo más absurdo de esta historia no es el hecho de que de la noche a la mañana, una mujer tan hermosa, atractiva, sexy e inteligente como yo, haya puesto los ojos en un hombre creido, manipulador, inteligente y apuesto como él. Lo más insólito es haberle aceptado una invitación a salir y rematar quedando rendida a sus pies como una loca. No tengo perdón de Dios, lo que tengo es ganas de estrangularlo, de cortarlo en pedazos y tirar sus restos a los cocodrilos, lo que tengo es... es... lo que tengo es que estoy enamorada de ese grandísimo pendejo.

No sé como no se me pegó la sarna cuando lo abracé, no sé cómo no se me contagió la lepra cuando agarré su mano mientras caminábamos bajo la luz de la luna, no sé como no se me derritió la boca al besarlo. Porque esa boca... tibia, entrabierta y rosada, esa boca me dejó loca, y sus besos... largos, apasionados, juguetones y eternos, esos besos saben a gloria.

Mi nombre es Sofía, tengo 18 años y ésta es la historia de cómo me enamoré de él, de sus ojos como estrellas, de su sonrisa perfecta, de sus labios húmedos y esponjosos, de sus brazos fuertes y enormes. Esta es la historia de como me enamoré de Alejandro, un perfecto idiota que acabo de conocer.

*Este cuento lo publiqué originalmente en el blog de Cuentos para antes de dormir, pero me gustó mucho y le cambié algunas cositas pequeñitas y decidí colocarlo aquí tambien para aquellos que no se pasan por ese espacio. Ojalá les guste, este no tiene final triste ^^. Se lo dedico al Sr. Gerente con cariño, él siempre me pide cuentos felices...

3 Rulean el Universo:

Beta chan dijo...

así somos paulo y yo, peleándonos tofdo el tiempo..

menos mal llevo raaato sin verlo xD

gerente dijo...

y no me hiciste caso de no mencionar lo de mis ojos azules, pero en fin, ahora que?
--------

noo , mentiras mamayita, esta bonita la historia del pelmazo y la reina, así me gustan, aunque me gustan mucho las historias tristes, algo de miel es bueno

La Encargada dijo...

jeje que exito de post! Me gustó mucho!!! Como dicen por ahí del odio al amor hay solo un paso :D