Subscribe:

7.24.2008

Mi Mejor Amig@


Una mañana de colegio cuando me sentía muy triste, acomplejada y sola, una niña se me acercó y empezó a conversar amablemente conmigo, secó mis lágrimas y desde ese momento se convirtió en mi mejor amiga. Nunca he comprendido bien las implicaciones de ser el/la mejor amig@ de alguien, pero supongo que estar contigo en las buenas y en las malas, decirte la verdad en la cara, ayudarte a escaparte de la casa e incluso que te deje copiarte en un exámen es suficiente para que alguien se gane ese título. Mi mejor amiga cuando estaba en el colegio, incluso en el bachillerato era muy parecida a mi en el carácter y un poco en el físico; aunque ella era y sigue siendo más bonita que yo.

Siempre fue la número uno en el salón y nos disputábamos los primeros puestos en todo, pero cuando estaba en mi mismo salón, la verdad no me importaba que ella se llevara los honores, era mi mejor amiga y se merecía todo lo bueno del mundo. Lo más difícil que me pasó en esa época fue tener que ver como la promovían a 11 grado estándo todavía en décimo. Ella se sentaba a mi lado en todas las clases, y un día llegaron al curso los profesores a hacer el gran anuncio. Yo no sabía nada, ella no había querido decírmelo. Y en ese mismo momento, recogió sus útiles y se fué al salón de 11, ambas lloramos al despedirnos y yo sabía que perdería una gran amiga, y así fue.

Se graduó un año antes que yo, estudió en una universidad distinta, y poco a poco, ella metida en la odontología y yo en la electrónica, fuimos perdiendo contacto. Hace un año volví a hablar como de costumbre con ella. Me perdí de muchos acontecimientos importantes en su vida pero la confianza seguía ahí, el recuerdo de muy buenos tiempos y un pacto de eterna amistad seguía uniéndonos. Pero aunque la siga queriendo mucho, y hable con ella 1 vez cada dos o tres semanas, ya no pude seguir llamándola mi mejor amiga.

Hace 5 años, en una situación similar a la primera conocí por internet a una persona que cambió mi vida para bien, para mal y para siempre. Poco a poco se fue ganando mi corazón, se convirtió en mi amigo, mi compañero, mi soporte e incluso mi bolsita para golpear. Compartía mis alegrías, mis tristezas, mis temores y mis locuras. Y todo eso lo hizo acreedor del gran título. Además de ser mi compañero sentimental, era mi gran gran amigo, uno de los mejores. Por circunstancias de la vida, el también se fue, lo alejé creo yo, y ahora no se nada de él y aunque guarde la esperanza de volver a saber de él, soy consciente de que lo más seguro es que jamás vuelva.

Hace 3 años, de la forma más extraña que puede haber, conocí a una niña que puso mi vida al revés. Y descubrí que reirme era lo más genial que podía hacer. Con ella aprendí lo que un verdadero amigo puede hacer por uno. Con ella perfeccioné mi DDR, empezó a crecer mi interés por la cocina y mi paciencia conoció sus límites, para bien claro. Única, interesante, graciosa, entregada, enérgica, todo un personaje. Una amiga que puso su hombro para mi una vez, una amiga que lo daba todo por mí, una amiga que se ponía triste cuando no me veía.

No me pregunten que pasó, porque después de todo este tiempo tampoco alcanzo a comprenderlo. Simplemente la perdí, y sin exagerar, ha sido una de las pérdidas más grandes que he tenido en la vida. Aún la extraño, y hasta hace unos meses dejé de llorar al recordar los momentos que pasé con ella. Se fue, y no, ella tampoco volverá.

Hace 3 horas me recordaron que la persona que yo considero mi mejor amigo ahora, tiene una mejor amiga, una verdadera mejor amiga y no soy yo. Se me apachurró el corazón, pero era de esperarse; 5 años y pico matan un año y medio. O eso pienso yo.

Fue en ese momento en el que comprendí que ésto del rótulo de mejor amigo se me complica un poco. Que las personas entran y salen de tu vida, pero que si encuentras una que permanezca en ella a pesar de todo, una que se vuelva tu constante, que realmente te salve, debes conservarla. ¿Cómo hacer eso? No lo sé realmente; simplemente considero que es una tarea muy difícil. Una tarea en la que he fallado 3 veces.

La verdad, es triste pensar que ya no tengo un mejor amigo y que el más cercano, más real y el que sé que jamás me va a abandonar por decisión propia es mi perro. Creo que será mejor que me concentre en mis amigos, que si bien no tienen un cartel fluorescente que dice: Mejor Amigo, son los mejores amigos que alguien pudiera tener.


3 Rulean el Universo:

Kuroko dijo...

¿Qué puedo decirte? Bueno, primero que todo sería estupendísimo que quitaras eso de la verificación para poder comentar...

Y segundo que todo, amigo es amigo.. especial, genérico, viejo, nuevo... todos llegan a su momento y se van a su momento; y eso de decir "especial" o "mi mejor amigo" es echar a un lado a los demás que te conocen aprecian y quieren.

¿Guardalas? Las personas cambian; no puedes esperar que las cosas sigan siempre igual, por eso hay que dejar que el tiempo haga lo suyo. Procura entonces recordarlas para que nunca olvides ese algo "especial" que te hizo darle ese título y verás que las cosas a su momento volverán a darse...

Towanda dijo...

concuerdo contigo maya, los recuerdos quedan y aveces duelen pero muchas veces hacen reir, trata de recordar los mejores y si, los perros son los mejres amigos, hasta que tu hermana se le da por hacerce salchipapa y te dejan para velar xD.

Towanda 2016 dijo...

No se porque pase pro aqui, buscando el texto con el que ganaste un concurso a costillas de odiarme (mala maya)y leer mi respuesta me causo gracia lo niñata que era. niñata y celosa, decirte que no eres bruja, porque tu amiga volvio, solo que estamos viejas y la amistad evoluciona con el paso del tiempo. no tengo que verte todos los dias, incluso si deje de verte por mas de u año que no ha pasado, siempre sere tu amiga del honto.